Tradición e innovación
al servicio de la calidad

Una Ternera diferente

Comprometidos con la total transparencia de nuestros productos.

Nuestra carne marca la diferencia porque controlamos todo el proceso productivo: de nuestra granja a tu mesa sin intermediarios.

Hemos recuperado los sabores de antaño combinando tradición e innovación al servicio de la calidad.

Los resultados:

  • Un máximo bienestar de los animales durante la cría: sólo de animales sanos y fuertes obtendremos la mejor carne.
  • Una alimentación a base de forrajes, cereales y leguminosas, cuidadosamente combinados y seleccionados por nuestros técnicos.
  • Elección individual del momento óptimo de sacrificio: clave para una buena maduración y despiece del producto.
  • Una maduración lenta de la carne: los buenos productos requieren su tiempo.
  • Corte tradicional de las piezas.
  • Envasado al vacío: imprescindible para conservar los atributos de la carne.
  • Etiquetado completo. ¡Lo sabrás todo sobre tu carne!

Nuestra raza, La Frisona

¿Sabes cómo se llama esta raza y cuáles son sus características?

Su nombre proviene de Frisia, una región al norte de Holanda, plagada de molinos, Desde esta región al norte de Europa llegaron las primeras frisonas a España, a finales del siglo XIX, ante la necesidad de disponer de leche para la población.

La raza se adaptó muy bien a las montañas cántabras, ricas en pastos, multiplicándose muy pronto por otras provincias, como Asturias, Galicia, País Vasco y Navarra, extendiéndose por todo el país hasta llegar a los más de 700.000 ejemplares. La vaca frisona está totalmente integrada en España, es la raza productora de leche por excelencia.

Por tratarse de una raza de aptitud láctea la producción de carne de estos terneros es menor que en otras razas, es decir, tiene un bajo rendimiento cárnico, pero gracias a que el nivel de infiltración de grasa es muy incipiente, el sacrificio puede realizarse en el primer año de vida, favoreciendo que la carne presente mayor terneza, jugosidad y sabor.

Cuerda Larga ha querido recuperar la carne de ternera de raza Frisona, que desde hace más de 40 años no se comercializaba en el centro de nuestro país. ¿Por qué esta raza y no otra?

En Cuerda Larga estamos comprometidos con el asentamiento de la población ganadera en el medio rural de la Comunidad de Madrid. A pesar de que Madrid es la ciudad más grande y más poblada de España, sólo 51 ganaderos viven de su actividad ganadera en la Comunidad produciendo el 0,8% del total de la producción de leche a nivel nacional.

Con la comercialización de carne de raza Frisona, Cuerda Larga no sólo favorece una producción sostenible en el medio rural, sino que mejoramos nuestro medio ambiente ofreciendo al consumidor un “Producto km 0” de excelente calidad y sin intermediarios: “De la granja a la mesa”.

MADURAMOS LA CARNE SIN PRISAS. LOS BUENOS PRODUCTOS REQUIEREN SU TIEMPO…
Y NOSOTROS SE LO DAMOS

Visita nuestra tienda

Maduración de la Carne

Contrariamente a la creencia general, para obtener un producto de buena calidad, la carne debe dejarse reposar durante un tiempo variable, a una temperatura de entre 2 y 3 °C. Los cambios físico-químicos que se producen durante este proceso de maduración, son los responsables de las características futuras de la carne: color, sabor, terneza y aroma.

La maduración es el proceso que transforma el músculo del animal en carne apta para el consumo. Es un proceso que se inicia tras el sacrificio, cuando cesa la circulación sanguínea, los músculos agotan sus reservas de energía y alcanzan el grado máximo de dureza.

Una vez completada y gracias al grado de acidez obtenido, empiezan a actuar las enzimas responsables del ablandamiento paulatino del producto. A medida que pasan los días, la carne disminuye su dureza, se vuelve progresivamente más tierna e intensifica su aroma y sabor.

La duración de la maduración es variable en función de la raza, sexo y edad del animal La guerra de precios y el ritmo de trabajo en cadena de las grandes superficies les impiden madurar la carne el tiempo que requiere para que el producto alcance su máxima calidad, mejor sabor y terneza.

¿Por qué envasamos al vacío?

Mejor conservación de alimentos práctico y sencillo.

El envasado al vacío es un método de conservación de alimentos práctico y sencillo. Consiste en extraer el oxígeno que rodea la carne para retardar la acción de bacterias y hongos, principales enemigos de la calidad y vida útil de la carne. Con este tipo de envasado conseguimos:

  • Alargar la vida útil del producto. Aún así, para consumos superiores a 5 días, te recomendamos que procedas a su congelación.
  • Conserva la calidad y frescura de la carne sin necesidad de añadir ni aditivos ni conservantes.
  • Permite que el producto continúe con su maduración natural, facilitando su terneza.
  • Evita la mezcla de olores.
  • Mejora la identificación del producto en el frigorífico.
  • La carne se puede congelar sin sacra del plástico en el que se ha envasado, evitando así la entrada de escarcha en su interior.

Sabías que...

Cuando la carne se envasa al vacío adquiere un color púrpura, debido a la ausencia de oxígeno. Al abrir el paquete, y exponer la carne de nuevo al oxígeno, recuperará su color rojo brillante original, en unos 10 – 15 minutos.