LA FRISONA, NUESTRA RAZA

A menudo nos referimos a ellas, como las vacas de color blanco y negro, pero ¿sabes cómo se llama esta raza y cuáles son sus características? Hoy te lo contamos aquí. La vaca blanca y negra se conoce también como vaca frisona, vaca suiza, vaca holandesa o vaca holstein. Su nombre proviene de Frisia, una región al norte de Holanda, plagada de molinos, tulipanes y una gran extensión de terreno, lleno de hierba, un verdadero paraíso para el pasto de las vacas frisonas.

Desde esta región al norte de Europa llegaron las primeras frisonas a España, a finales del siglo XIX, ante la necesidad de disponer de leche para la población. La raza se adaptó muy bien a las montañas cántabras, ricas en pastos, multiplicándose muy pronto por otras provincias, como Asturias, Galicia, País Vasco y Navarra, hasta llegar a los más de 700.000 ejemplares, censo oficial actual, según los datos del sistema ARCA del Ministerio de Agricultura.

Hoy en día, la mayoría de las vacas frisonas reside en Galicia, Asturias, Cataluña y Cantabria, pero también en la Comunidad de Madrid, dónde 27 ganaderías cuidan a más de 6.000 animales.

La vaca frisona está totalmente integrada en España, es la reina lechera, pero en Cuerda Larga hemos apostado por conservar y mantener la raza en el centro de la península, criando y alimentando al ganado para obtener una carne de alta calidad.

La vaca frisona es de aptitud láctea, con un bajo rendimiento cárnico, es decir, que la producción de carne de cada animal es menor que en otras razas, pero debido a que el nivel de infiltración de grasa es muy incipiente, el sacrificio puede realizarse en el primer año de vida, favoreciendo que la carne presente mayor terneza, jugosidad y sabor.

Cuerda Larga ofrece carne de ternera de raza frisona, que desde hace más de 40 años no se comercializaba en el centro de nuestro país.

Para conseguir un producto homogéneo y de excelente calidad, ponemos especial atención en su alimentación. Desde su nacimiento, se alimentan con el calostro materno, siendo la leche su principal base de alimentación hasta el destete. En ese momento, comienzan a ingerir una alimentación más sólida a base de forrajes (heno), cereales y leguminosas. El agua, limpia, fresca y de excelente calidad está siempre presente en su dieta diaria.

Vigilamos mucho su higiene, inspeccionando sus movimiento, posturas y comportamientos, para corroborar que los animales se encuentran en un modo de vida regido por la tranquilidad y la ausencia de estrés. También cuidamos mucho los espacios dónde descansan, que están ventilados, iluminados y con ausencia de humedad. Generamos bienestar para ofrecer al consumidor una carne de excelente calidad.

Muy fotogénicas 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

× Escríbenos