EL MEJOR CORTE PARA CADA PLATO

¿Quieres conocer qué pieza se adapta mejor al plato que deseas cocinar? Te dejamos algunos consejillos con los que esperamos que disfrutes mucho más de la espera ante el mostrador de la carnicería y que te ayuden a definir mejor el plato que quieras preparar.

Para hacer un filete a la plancha, algo que en principio parece muy sencillo, no lo es tanto si no conoces bien las piezas o la forma para cocinarlo jugosdespiece-vacunoo y sin que pierda su sabor.

El solomillo y el lomo son piezas excelentes para hacer a la plancha, pero también te quedarán muy bien unos filetes de cadera, tapa o babilla. Si el filete es muy fino, se pasará enseguida en la plancha. Un grosor aproximado de medio centímetro será la medida perfecta.

Antes de poner la carne en la plancha, procura que esté a temperatura ambiente. Sácala de la nevera una hora antes de comértelo, sobre todo para que no esté fría y pueda cocinarse de manera uniforme. Es importante que la plancha o sartén dónde vayas a cocinar la carne esté lo más caliente posible. Y si has untado la carne con un poco de aceite de oliva antes de echarla a la sartén, podrás degustar mucho mejor su sabor.

Cocina la carne a la plancha, primero por un lado y luego por otro, dependiendo del punto que le quieras dar, pero no la marees dando varias vueltas en la sartén, ya que perderá jugosidad. Con minuto o minuto y medio por cada lado, conseguirás cocinarlo al punto.

Sobre la sal, depende del gusto y cada cocinero elige una forma de echarla. Algunos optan por salar la carne cuando está ya hecha, otros a mitad de cocción e incluso, unos minutos antes de comenzar. La carne no perderá sus jugos de ninguna manera, ya que el tiempo de cocción es muy corto.

Si lo que te apetece son unos filetes empanados, acertarás eligiendo espaldilla o contra, cortada de forma no muy gruesa, para que cuando cocines el alimento quede crujiente en su exterior, pero hecho en su interior. Puedes empanar con harina, pan rallado y huevo y añadir, si lo deseas, ajo, perejil e incluso ralladura de limón.

Para asar la carne en el IMG_8074horno, elige redondo, pez y rabillo de cadera. Si quieres hornear un roast beef, te vendrá muy bien un lomo alto de ternera deshuesado, un lomo bajo o en una opción más económica, el cantero de cadera también denominado carrancha o solomillo del carnicero.

Para estofados y guisos, dos técnicas con algunas diferencias entre si, elige una carne que tenga una buena proporción de grasa, como el morcillo, el brazuelo, las carrilleras, la falda, la llana o el rabo.

Y para hacer un buen caldo, no olvides echar un trozo de morcillo, falda, cuello o pescuezo, mucho sabor y sustancia para enriquecer tus guisos y elaborar sopas reconstituyentes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Escríbenos