El sellado perfecto

Buenas amigos de Cuerda Larga, hoy traemos un tema interesante, y que estoy seguro que alguna vez lo habeis intentado. El sellado de la carne.

El sellado de la carne: ¿Sirve realmente para algo? ¿Cómo se hace adecuadamente?

Es una técnica culinaria que permite que cuando estes cocinando alguna pieza de carne en una plancha o sartén, suelten menos líquidos y suelta menos jugo y líquidos internos haciendo que la carne sea mucho ás tierna.

Cocinar una buena carne va más allá de poner carne en una plancha o sartén, sino que según cómo queremos que quede la carne deberíamos utilizar una técnica u otra. Aquí, en este blog, vamos hablar de cómo dejar la carne lo más jugosa posible gracias al sellado de la carne.

Antes de empezar debemos preguntarnos,

¿Qué es el sellado de la empresa?

El sellado es una técnica de cocinar, que siendo realistas es muy sencilla, y qué cómo comentábamos antes su principal función es permitir cocinar la carne perdiendo la menos cantidad de líquido interno de la carne, dejando así la carne lo m´s jugosa posible.

Para conseguir ese sello, debemos calentar la plancha o la sartén a fuego fuerte. Una vez que este la superficie con la cual vamos a comer este lo más caliente posible, comenzará a realizar costras en la superficie de la pieza, de esta manera comenzamos a sellar la carne (con un aspecto mas oscuro) y vamos reteniendo el líquido interno dentro.

Bueno, pues vamos a por ello. ¿Cómo lo realizamos? Para ello, es imprescindible tener a mano un a sartén o plancha, un poco de aceite de oliva virgen extra y una buena pieza de carne.

El primer paso, tal y cómo comentábamos anteriormente, sería calentar la sartén a fuego fuerte hasta que alcance una temperatura muy fuerte. Añadimos un poco de aceite para evitar que la pieza quede pegada.

Una vez dejada la sartén calentar, y vemos que comienza a expulsar humo, es cuando debemos dejar las piezas de carne, estando estas lo mas secas posible.

Una vez que las dejamos en la sartén, debemos tener prudencia, ya que aunque creamos que la pieza se va a quemar y pegar, no lo hará, y debemos dejar un par de minutos hasta darle la vuelta.

Por último y no menos importante, debemos bajar la temperatura, dejándola a fuego lento o medio, ya que la carne, sólo se ha cocinado por fuera, y el interior sigue estando crudo (para los amantes de la carne poco hecha, quedaría finiquitado)

Esto es todo por hoy amigos de Cuerda Larga, nos vemos en el siguiente blog

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

× Escríbenos