El punto de la sal en la carne

En el artículo de hoy, Cuerda Lovers, hablaremos sobre el punto de sal en la carne. Es decir, ¿cómo salar bien la carne? ¿antes o después de su cocción? ¿cuál es la cantidad ideal?

¡Hola Cuerda Lovers! La sal es objeto de discusión constante en cada barbacoa o en cada reunión familiar. ¿Sal gruesa o sal fina?. ¿Antes? ¿Después? “¡Aún no le eches sal!”. Salar una carne no es una ciencia exacta, y cada quién tiene sus preferencias y trucos, desde Cuerda Larga, os mostraremos los nuestros.

¿Cuándo echar la sal?

En el caso de la carne de ternera, sobre todo de grandes piezas de ternera a la plancha o a la parrilla, nuestra recomendación es echar la sal a la carne después de la cocción. Cuando está ya marcada la carne por un lado, le damos la vuelta, y en el lado ya marcado echamos un puñado generoso de sal gorda. Así, la carne queda protegida por ese lado de que no se enfríe. Una vez esté cocinado por ambos lados, al punto que más te guste, echamos una pizca de sal en escamas. ¡Menudo toque final!

Si bien es cierto que salar la carne antes de tiempo puede conllevar a una pérdida de agua de la pieza. Como hemos comentado antes, la sal no es una ciencia exacta y habrá quien prefiera salar la carne antes de cocinarla: lo cierto es que, con determinadas piezas, salarla antes de tiempo puede provocar que se seque y pierda jugosidad.

Una buena alternativa para piezas enteras de pollo, cerdo o cordero, es sumergir la carne antes de cocinarla en agua con sal al 8%: unos 8 gramos de sal por cada litro de agua. Así, la carne se impregna de sal por todos lados y queda condimentada uniformemente.

Es importante tener en cuenta que la sal no potencia el sabor, lo modifica. Es por eso por lo que no hay que pasarse de cantidad, y nuestra recomendación es utilizar entre 5 y 10 gramos de sal por cada kilo de carne.

Tipo de sal

Tenemos diversos tipos de sal en el mercado y con los cuales podemos experimentar en función de la pieza de carne que queramos salar. Por ejemplo, tenemos la sal rosa del Himalaya, la fina kosher, la azul de Persia, la roja de Hawai, la Maldon y decenas de especialidades más cercanas a nosotros que se producen en España.

Nuestra recomendación para la ternera es utilizar la sal en escamas. Para el resto de piezas, recomendamos utilizar sal gorda. La sal fina es más difícil de controlar y, por tanto, es más fácil pasarse del punto de salado.

2 comentarios de “El punto de la sal en la carne

  1. HENAR dice:

    Muchas gracias por el artículo, es cierto que el tema de la sal siempre se prestá a discusión. Este artículo me ha resultado muy aclarativo. Ahora la practicaré así.
    Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

× Escríbenos