Productos y trucos importantes para triunfar con tus barbacoas

Llegó la primavera, el buen tiempo y, con ello, las ganas de barbacoas. Pero, ¿sabes que necesitas exactamente para triunfar con tus barbacoas? En Cuerda Larga te aconsejamos sobre todo lo que necesitas para que no te falte de nada.

Los días cálidos primaverales y veraniegos son sinónimo de comidas al aire libre, y no hay mejor idea que organizar una buena barbacoa en casa. Ya sea en la terraza o en el jardín, las barbacoas en buena compañía son una manera estupenda de disfrutar del fantástico sabor de los alimentos cocinados en las brasas.

Para preparar la mejor barbacoa en casa, sólo necesitas un poco de organización y tener en cuenta ciertos puntos clave. Después tan sólo tienes que planificar el menú a tu gusto para disfrutar de la velada perfecta.

1. Planificar el menú: En primer lugar, se debe diseñar un menú equilibrado. Aunque la carne es la reina de las barbacoas, reservar un espacio para hacer también unas brochetas de verduras o unas ricas ensaladas es un gesto que agradecerá el estómago.

2. Calcular las raciones: Es importante realizar unas compras acordes a las personas que comerán. Si se piensa en la barbacoa como «plato único», las cantidades que se aconsejan son unos 200 gramos por persona para el picoteo de chorizos, panceta, chistorra, morcilla y pinchos morunos; y 250 gramos por persona de la carne más magra, como las chuletas, el entrecot, las alitas y los muslos de pollo, las hamburguesas o las costillas.

3. Paciencia con las brasas: Hacer el fuego es sencillo, pero se debe ser paciente para cocinar. Lo idóneo es esperar a que se tengan las brasas en un punto blanquecino y la parrilla no demasiado cerca de las brasas, de manera que las carnes y embutidos se cocinen poco a poco.

4. La sal: Para que la carne quede jugosa, es importante asarla con paciencia y no dar vuelta a las piezas hasta que no estén cocinadas por un lado. Además, es muy importante no salar la carne antes de asarla, ya que la sal hace que salgan los jugos y que quede seca en su interior. Es mejor echar la sal en la parte cocinada, después de darle la vuelta.

5. El orden es importante: En primer lugar, se asan las piezas pequeñas y más grasas que sirven como entrantes. Es el momento también de asar las guarniciones de verduras, aprovechando que se hacen en cocciones más cortas y, de esta manera, se tendrán las guarniciones listas para el plato principal.

LOS TRUCOS PERFECTOS

Sorprender en una barbacoa puede parecer complicado. Sin embargo, una serie de detalles culinarios pueden hacer que triunfes en las jornadas de barbacoas con tus familiares y amigos.

1. Carnes y tiempos de cocción: El rey de los entrantes es el cerdo con todos sus derivados, como morcilla, chorizo, panceta, chistorra y, para plato principal, el lomo, la costilla y el secreto ibérico. Este tipo de carnes tarda unos 10 minutos en hacerse por cada lado, a una distancia de las brasas de 10 centímetros.

La ternera y el buey son el plato principal: chuletón, entrecot, hamburguesas y solomillo son los cortes y piezas más utilizadas. El tiempo de cocción es de entre dos a cinco minutos por cada lado, según el punto que guste de cocinado.

El cordero es otra opción deliciosa. Sus chuletillas, un manjar exquisito, son rápidas de elaborar y su grasa es una aliada para un cocinado con final crocante. Con cinco minutos por cada lado, a unos cinco centímetros de las brasas es más que suficiente.

El pollo también es una carne muy empleada. Adobado con su receta criolla o las alitas con salsa barbacoa son dos espléndidas maneras de disfrutarlo. Necesita unos 10 minutos por cada lado.

2. Los muslos y alitas de pollo, o ciertas piezas de carne como cinta de costilla de cerdo, se pueden marinar con una salsa de adobo hasta ocho horas antes de asarlas. Estas salsas pueden tener múltiples ingredientes. Entre los más utilizados están el aceite, las hierbas aromáticas, el ajo machacado, el laurel, las guindillas, el curry, el vinagre (o vino), la sal, la salsa de soja y las pimientas variadas.

3. La salsa del parrillero, también llamada «salsa chimichurri», se diferencia de la salsa de adobo en que se aplica con un pincel sobre la carne, con cuidado de que no gotee en las brasas para que estas no humeen. Se añade según se va asando. También se puede servir como salsa de acompañamiento de la carne una vez asada.

4. Para las guarniciones, conviene tener preparadas unas brochetas con champiñones, cebolleta, pimientos, puerros, tomates, berenjena o calabacín y algún trocito de piña o de mango, untadas con aceite de oliva y salsa de soja. Este tipo de guarniciones se prepara con rapidez, es fácil de hacer y agradable de degustar entre bocado y bocado de carne.

5. El pan, si es de hogaza, mejor. Una buena idea es ponerlo unos segundos sobre la parrilla, donde adquirirá un aroma muy especial. Se puede untar con un poco de tomate y aceite de oliva.

Deja una respuesta